Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

Nuestro intestino es la continuación del estómago, estos órganos están separados por una válvula que denominamos píloro, se trata del esfínter pilórico. Podemos decir que es la pequeña porción del estómago que actúa como puerta entre éste y la parte superior del intestino delgado o duodeno.

El intestino delgado es un órgano que puede medir entre 7 y 8 metros, tiene 2,5 cm de diámetro queda separado del intestino grueso por la válvula ilocecal que es la encargada de impedir el contenido del intestino grueso al delgado.

El intestino grueso de 1,5 metros de largo y un diámetro de entre 4 y 7 cm., está formado por paredes de fibras musculares longitudinales y circulares que producen los movimientos conocidos como peristálticos para que avancen las meterias que han llegado a su interior.

Cómo se Produce la Digestión

Puede decirse que en el intestino delgado es donde tiene lugar la asimilación de las sustancias nutritivas y en el intestino grueso se reabsorbe el exceso de agua.

A los 15 minutos de comer, una parte del alimento que tenemos en el estómago va pasando al duodeno, recordemos que es la primera parte del intestino delgado, esto se produce en intervalos de unos 20 segundos, es aquí donde continua la digestión de los hidratos de carbono que ya hemos pre-digerido parcialmente en boca gracias a la acción de la saliva, por otra parte las grasas y las proteínas han sido parcialmente digeridas en el estómago.

La Mucosa Intestinal

La pared del intestino delgado está formada por multitud de repliegues y recubierta por unas 200.000 microvellosidades, es como un vello o pelo microscópico que recubre cada milímetro cuadrado. Así se incrementa la superficie de contacto con los alimentos que estamos digiriendo y se facilitan la asimilación y la absorción.

        ¿Sabías que la superficie total de un intestino delgado normal y sano puede llegar a alcanzar los 300 metros cuadrados?

Las células de la mucosa del intestino delgado tienen una vida tan corta que no supera los 3 o 4 días, por eso una buena parte de las heces está compuesta de ellas.

Cuanto mayor sea la cantidad y calidad de nutrientes en el intestino, más rápida será la regeneración de la pared interna de la mucosa, pudiendo incrementarse hasta en un 60% su capacidad de asimilación de nutrientes en tan sólo una o dos semanas.

El buen estado del intestino está estrechamente relacionado con el buen estado del estómago, de tal modo que si éste no funciona correctamente y produce tan sólo pequeñas cantidades de jugos, el sobre esfuerzo lo tendrán que hacer otros órganos como el páncreas y el intestino, lo que terminará por perjudicar a estos últimos con el tiempo.

Como si de una cadena se tratase, para mejorar la función intestinal, debemos también cuidar el estómago y nuestra nutrición.

Las Fibras Indigeribles

En los primeros tramos del intestino delgado se encuentran pequeñas cantidades de bacterias, no suelen superar 1.000 millón por mililitro, en contraste con las del colon que puede tener hasta 100 billones de más de 400 especies diferentes.

Las bacterias probióticas colaboran con el organismo en la síntesis de diversos aminoácidos y algunas vitaminas como la K, B1, B12, Ácido fólico y Biotina.

Al parecer algunas fibras como la inulina también denominada oligofructosa, han demostrado su eficacia en el incremento de las bacterias denominadas amigas que habitan la parte final del intestino delgado y sobre todo del colon, el beneficio es indescriptible para todo el organismo ya que una pequeña debilidad intestinal, repercute en las funciones del sistema inmune, sistema nervioso, cerebro y demás órganos internos.

Además una alimentación inadecuada provoca la paulatina y constante destrucción de la flora intestinal, ocasionanado la asimilación de proteínas sin digerir y de sustancias de la propia putrefacción intestinal que llegan hasta la piel por la circulación en forma de poliaminas y pueden ser el motivo de la aparición de alteraciones de la piel como eczemas, dermatitis, acné, psoriasis, etc.

Las fibras variadas como la celulosa, hemicelulosa, pectina, lgnina,... facilitan la absorción de líquidos a nivel intestinal, aumentando su volumen y el movimiento intestinal o peristaltismo lo que acelera el tránsito de los residuos a lo largo de éste, así
 se favorece que atrapen y arrastren sustancias como el colesterol y otras grasas para que no puedan pasar al torrente sanguíneo. La eliminación es más rápida y las heces se eliminan fácilmente gracias a su blanda consistencia.

Se recomienda la ingesta diaria de entre 30 y 60 gramos de fibra alimentaria diaria, para que no pueda provocar una excesiva dilatación del intestino y perjudicar la asimilación de los minerales.

Síntomas de Debilidad Intestinal

*Estreñimiento, heces muy duras y dificultad para evacuar

*Exceso de gases con molestias en diferentes zonas del abdomen

*Vesícula biliar perezosa (no sienta bien la naranja, el tomate frito, la lechuga, el plátano, el pimiento, el chocolate...)

*Calvicie en la coronilla (puede ser un indicativo de debilidad intestinal)

*Dolor agudo al presionar alguna zona reflexológica del pie (consulte zona refleja del pie para el aparato digestivo)

*Labios blanquecinos y apretados: Los labios son la zona refleja del intestino, su color blanquecino suele indicar falta de riego sanguíneo en la región intestinal, dificultad para asimilar los alimentos. Si están apretados también lo estarán las vellosidades intestinales y la asimilación es más difícil.

Nutrientes para la Salud Intestinal

Salvado de Avena

Proporciona fibras solubles e insolubles, pero siempre indigeribles, por lo tanto ayuda a regular el exceso de grasa en la alimentación y de colesterol, aumentando el volumen de las heces y facilitando su evacuación.

Goma guar

Es una fibra soluble capaz de atrapar grandes cantidades de agua en el intestino, manteniendo su adecuada humedad y facilitando el peristaltismo, por eso ha de tomarse siempre con una buena cantidad de agua.

Lecitina de Soja

La lecitina de soja aumenta la producción de jugos gástricos 

Inulina

La inulina también denominada oligofructosa,

se extrae de la raíz de la achicoria, facilita el incremento de la flora intestinal amiga.

Carbonato de magnesio

Retiene líquidos en el intestino y ablanda las heces endurecidas, aporta magnesio a la alimentación, que es imprescindible para asimilar el calcio de la dieta y facilita la relajación muscular y la función nerviosa.

El peso molecular del carbonato de magnesio es superior al de otras presentaciones de magnesio por eso se no presenta buena abosorción intestinal pero esto es beneficioso si queremos acelerar la evacuación intestinal.

Anís semilla

La semilla de anís aporta sustancias beneficiosas que evitan la formación de los gases en el intestino.

Lactobacilos probióticos

Ayudan a la repoblación de la maltratada flora intestinal, mejorando tanto la asimilación de nutrientes como la producción de ciertas vitaminas indispensables.

Papaya

La papaya aporta una maravillosa enzima, la papaína que ayuda a la digestión de las proteínas, quitándole trabajo al páncreas y mejorando la labor del intestino delgado. También contiene betacarotenos antioxidantes necesarios en la protección de la mucosa intestinal.

Piña

Aporta bromelaina, una enzima que colabora con la digestión de las proteínas y que fortalece al páncreas igual que la papaya.

Artículos Relacionados:

¿Qué son las enzimas digestivas?

Consecuencias de la falta de vesícula y tipo de dieta

Cenar tarde y los riesgos en la salud

Por qué debe preocuparte el estreñimiento

Visitas: 373

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio