Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

Romper las Reglas el Efecto Ganador y la Testosterona

Los poderosos rompen las reglas por lo tanto, romper las reglas hace que un individuo parezca más poderoso, esta es la conclusión que obtuvo el psicólogo holandés Gerben van Kleef en un estudio, en el que se abordó a los participantes con cuestiones como tirar las cenizas del tabaco al suelo, poner los pies sobre la mesa, etc.

Parece que aunque tal vez nacemos con un sentido del bien y el mal totalmente intuitivo, el grupo cultural al que pertenecemos lo afina y lo interfiere durante toda la vida. Si nuestra "tribu" o la sociedad en la que vivimos aprueba la descarga de música pirata, comerciar con artículos robados, adulterar los alimentos para obtener mayores ganancias, abusar de nuestro poder en el puesto laboral, es muy probable que el individuo haga lo mismo e incluso encubra o mire para otro lado cuando observe estas actitudes reprobables en sus compañeros, vecinos, familiares y amigos.

Ante la falta de equidad las personas también actúan de forma poco desleal, así lo mostró una investigación del equipo de Leslie John de Harvard. Cuando sentimos que después de trabajar duro y,o respetado las normas no se obtienen recompensas o se nos trata con desventaja frente a otros, los deseos de venganza ante la falta de equidad pueden hacer que el individuo termine actuando también de forma inadecuada y amoral. 

Estas situaciones también se dan en el ámbito familiar, el corazón de la "tribu", recordemos que todos los ámbitos de la vida diaria reflejan la cotidianidad familiar, aunque por vergüenza estas circunstancias no se desvelan con facilidad, la falta de honradez y de ética entre los miembros de la familia es tan cotidiana como la que se observa en el ámbito laboral y vecinal. Padres y madres que hacen daño a sus hijos (síndrome de Medea) o tienen conductas poco responsables con sus familias o viceversa.

El Efecto Ganador

Zhen Zhang de la Universidad Estatal de Arizona descubrió que cuando se rompen las reglas en cuestiones de relativa poca importancia en la juventud como faltar o escaparse del colegio, hacer pintadas etc., auguran que el individuo vaya a disfrutar de una ocupación respetable pero arriesgada en la edad adulta como la de empresario.

Al parecer cuando los jóvenes corren riesgos y se salen con la suya, sus niveles de testosterona aumentan, esta hormona tal vez sea la responsable del efecto ganador. 

La Testosterona es la Cuestión

John Oates y Joe Herbert de la Universidad de Cambridge midieron la actividad hormonal de hombres agentes de bolsa tanto en días buenos como en días malos de mercado. Sorprendentemente tenían más aciertos cuanto más se elevaba su nivel de testosterona y más grandes eran los riesgos que corrían, ¿podrían los disruptores hormonales estar también implicados?...

¿En la Riqueza está la Trampa?

Correr riesgos y salir ganador puede convertir al individuo en un sin ética. Parece que ser rico podría propiciar que algunos individuos mermen su ética. Se cree que no es solo un rasgo de la personalidad, sino el entorno, el que estaría impulsando a las personas a romper las reglas.

Un curioso estudio del psicólogo Andy Yap así lo indica; Se pidió a voluntarios que eligieran entre un asiento ancho y cómodo, uno más estrecho y un cubículo, en una oficina, a continuación se evaluaron sus respuestas a ciertos dilemas éticos. Las personas que eligieron los asientos anchos afirmaban sentirse más poderosos a la vez que más proclives a robar dinero, hacer trampas en exámenes y cometieron más infracciones de tráfico en pruebas de conducción simulada.

Los Antídotos: El Autocontrol

Una vida de autocontrol evitando recurrir al engaño y la mentira.

Favorecen el autocontrol el descanso, una alimentación saludable, dedicar tiempo a la reflexión, ponerse reglas cívicas. 

Los estudios sugieren que cuando la sociedad en general por fin deje de recompensar a los individuos que viven con falta de ética, el efecto dominó será imparable.

Aunque hoy en día es difícil ser una persona confiada, la confianza genera más confianza en el entorno, además produce felicidad según publicó el Social Psycological and Personality Science, una muestra de casi 200.000 personas de 83 países desveló que existe una asociación entre el envejecimiento y el aumento de confianza con independencia de la generación a la que pertenezca la persona. El ser confiados nos hace presas fáciles de aquellos que viven con falta de ética pero genera felicidad al individuo y a su entorno. Las personas confiadas tienen más capacidad de perdonar y ver el lado bueno de los demás.

Las reglas éticas y su observancia individual podrían recompensarse desde la infancia, la cuestión es ¿Bajo qué reglas queremos vivir?

Artículos Relacionados

La monta a caballo y el estrés

Qué es el Narcisismo y cómo identificar al Narcisista

Abrazar mejora la salud

Visitas: 155

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2019   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio