Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

El resveratrol es un compuesto antioxidante polifenólico liposoluble que aparece en forma Trans-Resveratrol y Cis-Resveratrol ámbos como glucósidos, es decir unidos a una molécula de glucosa, que está presente de forma natural en la uva, las fresas, las frambuesas la mora, el cacahuete, el vino tinto, la planta Polygonum cuspidatum.

El resveratrol 3-O-beta-glucósido es también denominado peceido. Se sabe que la glicosilación protege al resveratrol de la degradación oxidativa y el resveratrol glicosilado es más estable y más soluble, se absorbe mejor en el tracto gastrointestinal humano.

Algunas variedades de plantas producen resveratrol en respuesta a la infección por el hongo Botrystis cinerea y situaciones de estrés  como el clima, la exposición al ozono, la luz solar, los metales pesados, etc.

El resveratrol se identificó por primera vez en 1940 en las raíces del Heléboro blanco o Veratrum grandiflorum, más tarde en 1963  en el polvo seco de raíz de Polygonum cuspidatum o Bistorta de Japón (Persicaria de Oriente), esta planta se usaba como remedio natural popular en China y en Japón para tratar dolencias hepáticas, de la piel, del sistema circulatorio y otras.

El resveratrol se identificó en las uvas en 1976 y más tarde en 1992 en el vino, principalmente en el vino tinto. Algunos estudios han sugerido que el consumo moderado y continuado diario de vino de dos a tres vasos al día en una región Francesa cuya dieta es rica en grasas saturadas y con factores de riesgo cardiovascular similares a los de los países industrializados con escaso ejercicio y alto consumo de tabaco, se asocia a una menor incidencia de anginas de pecho e infartos de miocardio, a este fenómeno se le ha llamado "la paradoja francesa". Otros estudios señalan el potencial del resveratrol para inhibir el desarrollo de cáncer y prolongar la esperanza de vida en cultivos celulares y modelos animales.

El resveratrol ha sido detectado en más de 70 especies diferentes de plantas, incluyendo uvas, cacahuetes,
bayas frutos como el mirtilo, el arándano azul, el arándano rojo, etc.

El arándano azul contiene el doble de resveratrol que el arándano rojo, pero se dan importantes variaciones según las regiones donde crezcan, al parecer contienen menos del 10% de resveratrol que las uvas, cuando se cocinan se degrada el resveratrol que contienen y se reduce a la mitad.

La piel de la uva fresca contiene aproximadamene de 50 a 100 mcg de resveratrol por gramos de peso húmedo, lo que contribuye a una óptima concentración de resveratrol tanto el el vino tinto como en el zumo fresco de uva.

La cantidad de resveratrol que presenta la piel de las uvas varía según el cultivo, la variedad, su origen geográfico y la exposición a infecciones de hongos, generalmente los vinos tintos contienen más resveratrol que los blancos debido a los procesos de fabricación, para obtener el vino blanco se prensa la uva para obtener el mosto y se retira la piel antes de que fermente por lo que no da tiempo a que se genere etanol, éste facilita que se extraiga el resveratrol, compuesto polifenólico muy soluble en alcohol y poco soluble en agua. En cambio para la elaboración del vino tinto no se elimina la piel de la uva, por lo que una vez que se inicia la fermentación, el etanol que genera extrae el compuesto al que nos estamos refiriendo de la piel de la uva.

Hay que tener muy en cuenta que el contenido en resveratrol de los vinos depende  de la elaboración, la variedad de la uva, la tierra y el método de cultivo, el clima, la cosecha, etc.; de hecho el resveratol es una fitoalexina, es decir, un compuesto natural con actividad antimicrobiana que la vid sintetiza para defenderse principalmente de las infecciones por hongos, por esto los vinos elaborados en zonas húmedas en las que la vid tiene más riesgo de sufrir infecciones por hongos suelen tener más contenido en resveratrol que los elaborados en zonas secas, incluso siendo de la misma variedad de uva.

La vid es una planta maravillosa que puede cultivarse incluso en tiesto, puede colocarse estratégicamente para dar sombra al porche de la casa en verano, en invierno pierde las hojas y deja pasar la luz, pueden aprovecharse las uvas frescas, convertirlas en uvas pasas y obtenerse un delicioso dulce en invierno, podemos cocinar con las hojas y preparar deliciosos rollitos de arroz, carne, pescado y otros, por supuesto elaborar zumos, dulces, vinos y licores caseros.

Dosis diaria recomendada de Resveratrol

Las dosis habituales recomendadas son de unos 10 mg. en el caso de prevención de patologías y hasta 100 mg al día con fines terapéuticos, aunque las fórmulas antioxidantes completas son lo más apropiado.

Visitas: 1189

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio