Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

El Síndrome Metabólico o Síndrome X Nutrientes para Combatirlo

Se cree que tanto el síndrome metabólico, también denominado síndrome X como el estrés oxidativo podrían estar relacionados con el proceso fisiológico de envejecimiento. 

Los factores de riesgo cardiovascular producen un aumento de superóxidos y permiten una mayor y más rápida oxidación de colesterol LDL y HDL y como inevitable consecuencia, daño celular.

Con la obesidad coexiste un incremento de especies reactivas de oxígeno que favorecen el daño vascular afectando al correcto funcionamiento de insulina y generando un aumento en la producción de adipocinas inflamatorias. 

Esta secuencia sería la siguiente: Aumento de estrés oxidativo, en grasa acumulada, más aumento de adipocinas inflamatorias que conducen a reducción de adiponectina antiinflamatoria.

El aumento de triglicéridos propio del Síndrome X también favorece la producción de superóxidos vasculares y la reducción de óxido nítrico.

El estrés oxidativo ocasiona daño en la pared vascular favoreciendo el desarrollo de hipertensión y arterosclerosis.

El estrés oxidativo sería un precursor a la vez que consecuencia del Síndrome Metabólico mientras que confluye simultáneamente generándose mayor resistencia a la insulina, oxidación del colesterol, etc., en resumen mayor agresión al sistema cardiovascular y mayor persistencia del síndrome.

Si bien la genética puede influir mucho, no hay un determinante genético para el desarrollo del Síndrome X, por ser éste multifactorial dependiendo de la alimentación y el estilo de vida. Aunque hay caracteres genéticos que pueden predisponer y verse favorecidos o no por la actividad física y el tipo de alimentación que elegimos.

Frenar el Síndrome X

La prevención se basa en una dieta rica en antioxidantes, con vitaminas como la A, C, D y E, alimentos ricos en Selenio, Potasio, Magnesio, Manganeso, Zinc, Polifenoles y Flavonoides, estamos hablando de frutas y verduras incluyendo las algas, aliñadas con exquisito aceite de oliva y otros aceites vegetales crudos y prensados en frío.

Cabe destacar las frutas y verduras de color naranja como las calabazas, zanahorias, albaricoques, mangos,... por su gran porcentaje en betacarotenos, que son una forma de provitamina A muy antioxidante capaz de prevenir problemas cardiovasculares.

Las frutas rojas (uvas) y de la familia de las bayas como arándanos, grosellas, moras, acaí,... también juegan un papel importantísimo para frenar el proceso de envejecimiento celular.

Contienen además de antocianinas antioxidantes, vitaminas A y C, minerales como el potasio y otros fitonutrientes capaces de frenar la producción de radicales libres y por lo tanto reducir los signos de envejecimiento tanto internos como externos.

Cómo pueden ayudar los nutrientes el síndrome X

Polygonum cuspidatum

Es una raíz rica en resveratrol y otros polifenoles, se identifica como planta importante en el control de la oxidación del colesterol. Esta planta estimula la acción de la enzima ócido nítrico sintasa para la formación de óxido nítrico con la finalidad de poder mantener la relajación arterial, a la vez, inhibe la agregación plaquetaria. Polygonum cuspidatum es un antioxidante frente al radical hidroxilo, altamente peligroso para el ADN.

El resveratrol activa el gen Sirt1 como gestor en la actuación reguladora el almacenamiento de grasa en respuesta a la dieta.

Contribuye a disminuir el azúcar en sangre mejorando la sensibilidad a la insulina, protegiendo venas y arterias, así como el equilibrio en la producción de colesterol.

Ácido Alfa Lipoico

Un antioxidante considerado coenzima en el proceso energético y uno de los principales antioxidantes en el contexto del Síndrome X debido a su participación como agente que recicla otros antioxidantes como las Vitaminas E y C.

Protege de la oxidación del colesterol LDL junto a la vitamina E y puede actuar como antioxidante metabólico y componente esencial en la producción de energía. Cuando hablamos del síndrome X consideramos una disminución de ácido alfa lipoico que se convierte en obstáculo para el proceso energético celular.

 

El Ácido Alfa Lipoico puede mejorar la resistencia a la insulina, propiciando la liberación de energía de las calorías de los alimentos. Dirige las calorías hacia la producción de energía y las aparta de la producción de grasa.

Coenzima Q10 

También denominada ubiquinona, se encuentra prácticamente en todas las células del organismo. La encontramos en la membrana mitocondrial y es cofactor en la producción de enzimas activas en la fosforilación oxidativa.

La urbiquinona es un antioxidante con un papel importante sobre la energía del corazón, participa en en la síntesis de ATP, contribuye a un mejor porcentaje de producción y uso de la energía por el corazón para la circulación y la eficacia general del sistema cardiovascular.

Urbiquinona contribuye a reducir la oxidación de lípidos y es fundamental en el metabolismo de los hidratos de carbono dependiente de la cadena de transporte de electrones, donde la coenzima Q10 interfiere, lo que podría ser indicativo de que una disminución de Coenzima Q10 puede contribuir a distorsionar la tolerancia de la insulina.

Omega 3

Los ácidos grasos omega3 son interesantes el Síndrome Metabólico porque se les atribuye un beneficio en la reducción de la presión sanguínea, causando un efecto reductor de alteraciones vasculares, son buenos aliados en el efecto reductor del colesterol en la sangre y disminuyen el riesgo de diversas enfermedades cardiovasculares, se piensa que amortiguan el estrés oxidativo principalmente relacionado con sus acciones antiinflamatoiras y la reducción esperada en la actividad de los leucocitos.

Los ácidos grasos omega 3 pueden reducir la inflamación al actuar sobre determinados receptores encontrados en el tejido graso y las células inflamatorias inmunes denominadas macrófagos.

La Vitamina E 

Previene la oxidación del colesterol, la lesión arterial y la coagulación sanguínea excesiva.

Como antioxidante del colesterol LDL, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y favorece la relajación de los vasos sanguíneos. La vitamina E interviene en el bloqueo de los primeros pasos de formación de depósitos de colesterol y contribuye a reducir la actividad de varios compuestos que promueven la formación de coágulos.

Es una vitamina protectora de las células cuando están sometidas al exceso de glucosa y al tóxico consecuente. Es protectora frente al estrés oxidativo característico del Sídrome X.

La Vitamina C

Es un protector frente al Síndrome Metabólico y otros desarreglos propios del desarrollo continuo y permanente de esta condición. Su labor principal se concentra en la reducción de diferentes efectos nocivos que surgen en el avance y crecimiento del síndrome, centrado en un nivel elevado de glucosa e insulina en sangre.

Junto a la vitamina E actúa como antioxidante en sinergia con los ácidos grasos esenciales.

Su gestión frente a los radicales libres, propiciados por el aumento de la glucosa, es la protección del colágeno y los vasos sanguíneos dañados por el exceso de glucosa, favoreciendo la fragilidad capilar y facilitando el circuito de sangre a los tejidos aledaños.

Su acción antioxidante previene el proceso de envejecimiento que ocurre al mismo tiempo que el mantenimiento sostenido de niveles elevados de glucosa en sangre e ineficiencia de la insulina.

La Vitamina C es una vitamina antioxidante de hidroxilos y reductora del daño por glucosilación de las proteínas cuya responsabilidad favorece el proceso de envejecimiento de los tejidos; contribuye a la relajación de los vasos sanguíneos, afectados por un nivel de colesterol elevado que no permite la vasodilatación y relajación adecuadas, esto conlleva una serie de consecuencias que conducen a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

El Magnesio

Un mineral básico en la prevención del Síndrome Metabólico que participa en el metabolismo de la glucosa como modulador de la acción de la insulina en relación al azúcar en la sangre.

El magnesio es necesario en la producción y liberación de insulina, mantiene la sensibilidad a la insulina y aumenta el número de receptores de esta hormona.

Es un mineral nutriente muy importante para revertir la resistencia a la insulina debido a que un nivel insuficiente de magnesio interfiere en la eficacia de la insulina en su trabajo movilizador de la glucosa en sangre a las células y que puede conducir en un plazo medio, de desarrollo del Síndrome X a Diabetes tipo II.

El Cromo

Es un mineral que actúa como cofactor de la insulina, optimiza los niveles de azúcar en sangre a la vez que disminuye el aumento de producción de grasa ya que contribuye a ralentizar la combustión de alimentos para su conversión en energía.

Cuando no hay un nivel adecuado de cromo se obstaculiza el metabolismo de la glucosa por ineficiencia de la insulina. 

El exceso de azúcar hace que el organismo consuma más cromo del que habitualmente debería y sus niveles determinan el número de receptores celulares de la hormona insulina.

El cromo también favorece la reducción del número de partículas LDL y la cantidad de colesterol LDL, aumenta el número de partículas HDL, mejorando el ratio HDL/LDL.

El Zinc

Este mineral ayuda al páncreas a la formación, secreción y utilización de la insulina.

El Zinc protege los receptores de insulina en la célula, cuando hay un nivel inadecuado de Zinc, que es algo típico de este desorden metabólico, el nivel de cobre en el organismo también se modifica. El zinc tiene un papel regulador del nivel de cobre y ante su disminución el cobre aumenta, cuando equilibramos su ratio favorecemos la reducción de triglicéridos ya que un nivel por encima del ajustado de cobre incrementa la grasa (triglicéridos) sintetizados desde el azúcar.

Artículos Relacionados:

El síndrome metabólico y la hiperinsulinemia

Visitas: 388

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio