Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

El salvado de trigo es la parte externa y robusta del grano de trigo.

El salvado de trigo es muy rico en proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

El salvado de trigo contiene ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6; media taza de salvado contiene más de 46 miligramos de Omega 3 y más de 570 miligramos de Omega 6.

Estos valiosos nutrientes no son aprovechados adecuadamente por nuestro organismo al presentarse encapsulados entre fibras de celulosa.

El interés del salvado de trigo en nuestra alimentación no radica en los nutrientes sino en su riqueza en fibra, más del 40%.

Composición de la Fibra del Salvado

                                       Celulosa - Hemicelulosa - Lingina

¿Cómo Actúa el Salvado?

Retiene agua y aumenta el volumen y peso de las heces, por cada gramo de salvado que tomamos las heces aumentan entre 2 y 3 gramos de peso.

Absorbe, ya que retiene y elimina con las heces sustancias irritantes, tóxicos, colesterol, sales biliares y cancerígenos que pudieran estar alojados en el intestino.

Aumenta la velocidad del tránsito intestinal, es beneficioso que las heces puedan evacuarse lo antes posible.

Beneficios del Salvado en La Salud

El salvado compensa la falta de fibra en una alimentación moderna saturada de alimentos refinados.

Lucha contra el estreñimiento, la toma ha de ser de al menos 30 gramos diarios durante una semana para sentir los efectos.

Reduce los niveles de colesterol.

Reduce los riesgos de padecer diverticulitis, cáncer de colon, mama y enfermedades coronarias.

Precauciones con el Salvado

Irritación intestinal que puede producirse debido a la dureza que le confiere la sustancia lingina, la fibra del salvado puede resultar irritante para la mucosa que recubre el interior del intestino, por lo que se desaconseja su ingesta en caso de colitis y colon irritable.

Los Fitatos del Salvado y sus Efectos en la Salud

El salvado igual que las legumbres y los frutos secos contiene fitatos que son sales de ácido fítico o hexafosfato de inositol, son sutancias muy activas que ejercen efectos tanto negativos como positivos en nuestro organismo.

Como los fitatos forman compuestos insolubles con el hierro, el zinc y el calcio es difícil su absorción por el intestino.

Afortunadamente el remojo, la cocción, germinación y fermentación activan la enzima fitasa capaz de hidrolizar los fitatos y hacerlos desaparecer por completo. Así cuando consumimos cereales integrales cocinados, germinados o fermentados como el pan y la respostería los fitatos no tienen una acción negativa sobre la absorción de hierro, calcio y zinc.

Además los fitatos tienen acción antioxidante ya que al unirse con el hierro impiden que un exceso de éste dañe la mucosa intestinal, evitando que éste pueda convertirse en un cancerígeno; de hecho según algunas investigaciones los fitatos y el ácido fítico son anticancerígenos tanto in vivo como in vitro.

Pero cuando consumimos salvado de trigo solo no conviene sobrepasar los 30 gramos diarios de salvado porque en este caso pueden permanecer los fitatos no inactivos por la
fitasa.

Otra consideración a tener en cuenta es que el salvado es la envoltura del grano en contacto con el exterior por lo que puede estar contaminado según haya sido cultivado y manipulado con pesticidas, metales pesados como el cadmio y el plomo, etc., por esto conviene consumir el salvado junto con el grano completo y de agricultura ecológica.

Artículos Relacionados:

Propiedades de las fibras, tipos y beneficios

Dieta rica en proteínas, fibra, frutas y verduras para combatir el ...

Visitas: 3492

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio