Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

La cistitis es la infección producida por gérmenes que afectan a las vías urinarias inferiores, la uretra y la vejiga.

En el 80 % de los casos la bacteria que causa la infección se llama Escherichia Coli que tiene unas estructuras de anclaje con las que se fija bien a las paredes de la vejiga lo que desencadena la infección.

Las molestias más comunes asociadas a la infección son el dolor o escozor al orinar, sensación de quemazón, necesidad urgente de orinar con frecuencia. La infección urinaria es un problema clínico muy habitual por las recurrencias, especialmente en embarazadas, mujeres posmenopáusicas y personas con alguna otra patología urológica. Cuando la cistitis no se trata puede complicarse y producir una infección de riñón.

Según las estadísticas después de las infecciones respiratorias la cistitis es la infección más común en la mujer, se estima que el 60% padecerá una infección de tracto urinario en algún momento de su vida y en el plazo de un año un tercio padecerá una recurrencia.

¿Por qué es la cistitis tan frecuente en la mujer?

Por sus características anatómicas urinarias que la hace mucho más vulnerable por dos motivos principales: la uretra que es el conducto que va desde la vejiga hasta el orificio exterior que es mucho más corta y más cercana al recto, lo que la facilita la penetración de bacterias y la ausencia de secreciones prostáticas que actúan de protector frente a la invasión de bacterias.

Recomendaciones para protegerse contra la infección del tracto urinario

Beber de 1,5 a 2 litros de agua al día

Utilizar ropa interior elaborada con materiales naturales como el algodón y evitar que permanezca húmeda ya sea por ser un bañador u otros motivos.

Al ir al baño vaciar completamente la vejiga

Utilize productos suaves y naturales para la higiene íntima y realizar la higiene de adelante hacia atrás para evitar introducir bacterias desde la zona rectal en la uretra.

Orinar antes y después de mantener relaciones sexuales para facilitar la eliminación de bacterias.

Durante la menstruación cambie a menudo las protecciones procurando usar las que estén libres de productos químicos irritantes.

Los alimentos ricos en vitamina C ayudan a acidificar la orina creando un ambiente hostil para la bacteria, además pueden reforzar las defensas del organismo y prevenir nuevos episodios contra la toma de un suplemento de extracto de arándano altamente concentrado, si el profesional de la salud lo considera apropiado también puede enriquecerse con extracto de semillas de pomelo que potencian el efecto antibacteriano del arándano ayudando a combatir la infección.

Mantener la flora vaginal sana es importante para prevenir las infecciones del tracto urinario. Los lactobacilos predominan en la microflora urogenital óptima, por lo que tras una infección puede ser conveniente la aplicación de óvulos vaginales con microorganismos beneficiosos para el medio vaginal.

Para aliviar la falta de confort pruebe a aplicar calor seco en la zona o mantenga la zona protegida si está expuesta a corrientes frias, con ropa de abrigo o saquitos de semillas calentados previamente.

El Arándano Rojo y la Cistitis

Se han llevado a cabo investigaciones durante más de 50 años con el extracto de arándano rojo que concluyen que las proantocianidinas que contiene éste fruto son las responsables de su actividad antibacteriana al bloquear la adhesión de las bacterias a la pared de la vejiga lo que supone inferir en los mecanismos de virulencia de la bacteria y por lo tanto impedir la colonización de la vejiga y del tracto urinario. De esta forma, las bacterias se eliminan más fácilmente a través de la orina. 

El arándano contiene ácidos grasos orgánicos que acidifican la orina, creando condiciones más favorables para la eliminación de dichas bacterias.

La corriente actual de frenar el consumo abusivo de antibióticos para evitar entre otros el desarrollo de resistencias ha favorecido la recomendación del arándano rojo por su aplicación como método preventivo de recurrencias y como método terapéutico.

Se piensa que los mismos principios activos del arándano responsables de prevenir la adhesión de estas bacterias patógenas sobre las paredes de la vejiga urinaria son responsables de evitar la adhesión de Helicobacter pylori a la mucosa gástrica evitando así el desarrollo de úlceras gástricas. 

El extracto de arándano rojo también impide la adhesión y la capacidad infectiva de virus responsables de la gripe estacional.

Curiosidades sobre el arándano rojo

El arándano rojo Norte Americano, nombre científico Vaccinium macrocarpon aiton o Ericaceae, fue en su día una base importante para la alimentación de las tribus nativas de América , lo denominaban Atoka. En la actualidad es muy apreciado por ser una extraordinaria fuente de antioxidantes, con acción terapéutica entre las que figura la acción protectora  del sistema cardiovascular del aparato digestivo, además de presentar un papel fundamental en la prevención de ciertos tipos de cánceres. Su uso en la cocina resulta delicioso para preparar salsas, aliños para ensalada, repostería y pastelería, enriquecer los cereales del desayuno, consumir en zumo, mermeladas, yogures, infusiones o simplemente para picar.

Visitas: 561

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio