Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

Prevención Cardiovascular con Aceite de Oliva

El aceite de oliva, el oro líquido del mediterráneo, el principal ingrediente como grasa añadida a los alimentos de la dieta mediterránea, es valioso no solo por su valor y versatilidad en la cocina sino también por sus propiedades fitoterapeuticas.

El aceite de oliva contiene ácido oleico en altas cantidades, el ácido oleico parece ser el responsable de sus propiedades antiaterogénicas, otros efectos protectores adicionales provienen de los polifenoles, sustancias beneficiosas que únicamente están presentes en el aceite de oliva virgen, no en el aceite de oliva refinado.

A la hora de comprar aceite de oliva ha de tenerse en cuenta que la cocentración de los principios activos mencionados y otros fitoquímicos de los aceites depende principalmente de los procesos de extracción a los que ha sido sometido el producto.

El aceite de oliva virgen se obtiene a partir de la primera prensada de las aceitunas y es muy rico en antioxidantes; tocoferoles, polifenoles, flavonoides y fitosteroles.

El aceite de oliva refinado puede ser bastante más económico a priori pero tiene menor capacidad antioxidante porque en los procesos de refinado pierde su contenido en polifenoles aunque su composición en ácidos grasos sea similar al de oliva virgen.

Estudios cruzados que han comparado el aceite de oliva virgen con el aceite refinado en cantidades similares a las que se usan habitualmente en la dieta mediterránea, han comprobado que el aceite de oliva virgen aumenta la capacidad antioxidante total del plasma y la resistencia a la oxidación de las partículas de Colesterol LDL.

En un estudio en Europa aleatorizado y cruzado  se pudo constatar que los marcadores in vivo de oxidación lipídica y de las partículas LDL, disminuían de forma dosis dependiente en función del contenido fenólico del aceite administrado.

Se piensa que el aceite de oliva virgen tiene más propiedades beneficiosas sobre el sistema cardiovascular que el refinado y que es importante diferenciar entre el tipo de aceite cuando se analicen los posibles efectos del aceite de oliva sobre el riesgo vascular.

En un estudio de intervención con varones hipercolesterolémicos, una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen mejoró más la función endotelial que una dieta baja en grasa.

En otro estudio con pacientes hipertensos, el aceite de oliva virgen disminuyó de forma significativa los requerimientos de medicación antihipertensiva de los pacientes.

Los fenoles del aceite de oliva virgen, principalmente el hidroxitirosol y tirosol han demostrado una gran actividad antioxidante y antiinflamatoria in vitro.

El ácido oleico que ingerimos con la comida afecta directamente al funcionamiento del corazón y al posible fallo cardiaco.

El fallo cardiaco afecta cada vez a más personas, sucede cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre a todo el organismo, para compensar este fallo, se produce una reacción encadena, el músculo cardiaco se alarga y engrosa para intentar fortalecerse y los vasos sanguíneos se hacen más pequeños para mantener alta la presión sanguínea, además los órganos que no son esenciales para el sostén de la vida reciben menos riego, pero con el tiempo el corazón no consigue mantener el ritmo y falla.

Gran parte de la capacidad de nuestro corazón para bombear sangre al resto del organismo proviene de la energía almacenada dentro de las células llamada cuerpos o gotas lipídicas, tal vez más conocidos como adiposomas.

Cuando estas reservas de energía se ven alteradas aparecen enfermedades como la arteriosclerosis, la diabetes o la obesidad.

Centrándonos en el funcionamiento del músculo cardiaco, hemos de recordar que cuando el corazón necesita energía, utiliza estas gotas lipídicas, convirtiendo su grasa en energía, pues bien, según los últimos estudios realizados el tipo de grasa que nuestro organismo ha almacenado debido a nuestra alimentación, es lo que hace la diferencia. En un estudio en el que se alimentó a ratones con oleato, la mejora tanto en las contracciones del corazón como en su capacidad para bombear sangre fue inmediata según los investigadores.

Los efectos beneficiosos del oleato pudieron apreciarse incluso a nivel molecular ya que mostró activar genes por enzimas que son capaces de metabolizar la grasa, asombrosamente la expresión de estos genes aparece generalmente suprimida en el caso de órganos agrandados como en el caso del fallo cardiaco.

Visitas: 287

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio