Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

Diferencia entre perfumes, colonias, aguas y brumas

Los perfumes se han utilizado desde la antigüedad por diversas razonas, la palabra perfume viene del latín, per y fumare, por el humo, de cuando se aromatizaba quemando incienso, es decir, por el humo, hoy en día nos referimos más bien a sustancias líquidas, aunque también podemos encontrar perfumes sólidos o en crema.

Los Árabes trabajaron magistralmente los perfumes durante la Edad Media, se convirtieron en auténticos alquimistas de las fragancias desarrollando técnicas que permitían destilar grandes cantidades de plantas. La perfumería de nuestros días se fraguó en el siglo XVIII.

Los olores pueden modificar nuestro estado de ánimo, el perfume se huele con el cerebro, por lo que resulta un auténtico desafío para el perfumista atrapar en una botella las fragancias más sugerentes.

Tipos de Fragancias

Un perfume es el resultado de una mezcla de tres elementos fundamentales: Agua, alcohol y esencias.

Las notas aromáticas en un perfume son las diferentes esencias que forman parte de su composición.

Estructuración de las notas de una fragancia:

  1. Notas de salida: las que percibimos primero y se evaporan
  2. Notas de corazón: las que aparecen al cabo de unos minutos
  3. Notas de fondo: son las notas fijadoras

Clasificación de las Fragancias Según su Composición Aromática

Perfume: entre el 16 y el 40% de esencias aromáticas

Eau de parfum: (Agua de perfume) 15% de esencias aromáticas

Eau de toilette: del 7 al 15% de esencias aromáticas

Colonia: Concentración del 5% de esencias aromáticas con predominio de aromas cítricos

Brumas (Splash): 1% de esencias aromáticas y sin alcohol, las brumas se pueden usar sobre el cabello y las ropa al no tener alcohol.

Las brumas suelen ser hidratantes de la piel su fragancia ligera es perfecta para aplicar antes de acostarse, después de un baño relajante, al levantarse por la mañana, en la almohada, etc.

¿Huele un perfume según quién lo lleve puesto?

Sí, el olor del perfume se mezcla con nuestro olor que a su vez depende de nuestra dieta particular, el pH de nuestra piel y cuestiones hormonales.

Si cuando probamos una fragancia percibimos su olor constantemente y al cabo de un buen rato, tal vez no es nuestro perfume, el perfume apropiado debe fundir su olor con el nuestro.

Ponemos los perfumes más concentraos en lugares estratégicos como las muñecas, el cuello y las orejas, no   roce una muñeca con la otra después de aplicar el perfume éste gesto conseguirá que el olor se pierda más rápidamente.

Visitas: 6173

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio