Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

Alergias Estacionales: Nutrientes para controlar la histamina.

 

Durante los últimos años se ha producido un incremento en el desarrollo de alergias y sensibilidades diversas. La fiebre del heno o rinitis alérgica no es una excepción.

Los síntomas de estas alergias estacionales abarcan desde estornudos y rojez y picor de ojos hasta la irritación de garganta. Sin embargo, la irritación y la inflamación no es un resultado directo del polen o de otros irritantes como el pelo de gato o los ácaros del sistema inmune frente a estas partículas en principio inocuas. El organismo reacciona frente al alérgeno generando inmunoglobulinas E que lo reconocen y estimulan la liberación de mediadores inflamatorios alérgicos.

La histamina es el principal mediador inflamatorio en alergias. Se libera principalmente por mastocitos y basófilos en respuesta a los alérgenos y es la responsable de los síntomas alérgicos típicos como estornudos, congestión nasal, broncoconstricción, picor, inflamación o secreciones nasales.

 

NUTRIENTES CON CAPACIDAD ANTIALÉRGICA

 

  • Quercitina

 

La quercitina es uno de los flavonoides más activos, siendo la sustancia responsable de gran parte de la actividad de muchas plantas medicinales. En estudios experimentales, ha mostrado tener diferentes efectos corporales, incluyendo la inhibición de la producción y de la liberación de histamina, y cada vez se está haciendo más popular para disminuir los síntomas de las alergias estacionales.

La quercitina es un importante antioxidante que estabiliza las membranas de mastocitos y basófilos, inhibiendo la liberación de histamina y de otros mediadores de alergia e inflamación.

La quercitina presenta sinergia con la vitamina C, mejorando su eficacia con el uso conjunto de los dos nutrientes.

 

 

A medida que los niveles de vitamina C en sangre disminuyen, incrementan los niveles de histamina. La vitamina C inhibe la secreción de histamina por parte de los glóbulos blancos y su suplementación ha mostrado disminuir los niveles sanguíneos de histamina.

En un estudio reciente, se observó que la aplicación intranasal de ácido ascórbico en rinitis alérgica, provocaba una disminución de las secreciones nasales, la congestión y el edema.

La vitamina C es pues un antihistamínico natural que, además, debido a sus propiedades antioxidantes específicas, ayuda a proteger a las células de los pulmones y del tracto respiratorio, en general de los radicales libres causados por la respuesta alérgica.

La vitamina C presenta sinergia con la quercitina, mejorando su eficacia con el uso conjunto de los dos nutrientes.

 

 

En un estudio realizado con personas afectadas por fiebre del heno, el grupo que consumia vitamina E junto con un tratamiento antialérgico regular, redujo de forma significativa los síntomas alérgicos, respecto al grupo placebo que sólo tomaba el tratamiento antialérgico habitual.

 

 

Existe una estrecha relación entre las alergias respiratorias y las intestinales. La gran mayoría de las personas con alergias respiratorias suelen presentar también algún tipo de alergia o de sensibilidad alimentaria y se ha visto que la mejora de las digestiones mediante dietas hipoalergénicas puede disminuir las respuestas alérgicas respiratorias.

Los probióticos pueden ayudar a mejorar los procesos digestivos, disminuyendo la absorción de alérgenos alimenticios y/o modificando la respuesta del sistema inmune frente a los alérgenos alimentarios. Estudios llevados a cabo durante la estación alérgica han demostrado que la suplementación con probióticos puede disminuir síntomas tales como estornudos, secreción nasal o congestión.

 

GUÍA DE NUTRIENTES PARA ALERGIAS ESTACIONALES

 

   -Cantidad Diaria Recomendada

 

  • Quercitina: 500-1000mg.
  • Vitamina C: 1000-2000mg. Debido a que la vitamina C es hidrosoluble, se recomienda optar por una fórmula de liberación sostenida para una acción más pronlogada.
  • Vitamina E: 800 UI. Se recomienda el uso de vitamina E en su forma natural de d-alfa tocoferol, ya que posee una mayor actividad biológica y una mejor absorción y almacenamiento corporal que la vitamina E sintética.
  • Probióticos: 8000-10000 millones de bacterias vivas. En la mayoria de los casos 2 semanas de suplementación puede ser suficiente para lograr el reequilibrio de la flora intestinal. No tomar con bebidas calientes, el calor mata las bacterias. Es preferible el uso de probióticos que aseguren la supervivencia de las bacterias en el estómago, para que las bacterias lleguen vivas al intestino, donde van a presentar su acción.

 

 Bibliografia: Lamberts España

Visitas: 445

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio