Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

La higiene bucodental está cada vez más interiorizada por todos/as, lo que aumenta la cantidad de cuidados dentales que nos hacemos en nuestros dientes y evita graves problemas en el futuro. Y, dentro de estos cuidados, prolifera la colocación de una férula dental, pero es importante que conozcas la forma correcta de realizar su mantenimiento. Athenadental te ofrece los equipo dental a un precio barato y de un buen calidad, tales como camara intraoralaparato de rayos x dentalpieza de alta velocidad, pieza de baja velocidad.

 

Limpieza de la férula dental

La higiene de tu boca es fundamental como base de los cuidados dentales para conservar todas las propiedades de los dientes y evitar posibles infecciones. Pero también es muy importante una correcta limpieza de todos aquellos aparatos que usas en ella para que no se produzcan infecciones.

 

En concreto, sean cuales sean las razones de uso de una férula dental, debes mantenerla limpia. Te conviene realizar la limpieza con un cepillo pequeño que te permita llegar a todos los recovecos y, en la medida de lo posible, con las cerdas más suaves posibles.

 

Para que los cuidados de la férula dental sean correctos, debes realizar movimientos circulares y ligeros, aunque los puedes adaptar siempre en función del grosor que tenga.

 

Mientras vas realizando el cepillado, lo ideal es colocarla bajo el grifo, para que caiga la suciedad que vas arrancando. De esta manera, podrás ir viendo cuánta suciedad vas quitando y queda por eliminar.

 

Una vez puesta, te recomendamos que limpies la parte de fuera. Para ello, lo mejor es cepillarla como si fuera tu propia dentadura, lo que te permitirá un extra de estabilidad y te ayudará a alargar su vida.

 

Otros cuidados de la férula dental que debes realizar se aplican a la hora de guardarla en su estuche o el recipiente, cuando no la estés usando. Ponla a remojo para eliminar los restos de saliva que deja su uso y, después, sécala bien con un papel de cocina grueso o un paño, para no dejar restos en la férula. Recuerda que en la humedad es donde más fácilmente se reproducen y crecen las bacterias y los hongos.

 

El estuche

Mantener limpio el estuche donde guardas tu férula también es fundamental. Es importante que lo laves de una manera frecuente (como mínimo, una vez a la semana), para evitar que la suciedad se vaya depositando en su interior.

 

De vez en cuando dale un buen fregado o introdúcelo en el lavavajillas, si cuenta con un grosor suficiente.

 

Errores a evitar

Uno de los errores más habituales que la gente conoce es guardar directamente la férula en el interior del recipiente o del estuche, sin lavarlo previamente, aunque sea con un simple enjuague con agua.

 

Puede parecer algo que no hace falta comentar, pero evita tomar cualquier alimento con ella puesta. Incluso bebidas, sobre todo, carbonatadas. En el caso de que lo hagas, por error, recuerda limpiarla, antes de volver a utilizarla, y lávate los dientes para evitar que, poco a poco, vaya adquiriendo otro color.

 

Como ves, los cuidados dentales son importantes para que tu dentadura esté sana y no tengas problemas, como infecciones, yagas o pérdidas de color en el esmalte.

Visitas: 10

Responde a esto

Publicidad

twitter

Facebook

© 2018   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio