Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

El exceso de calor puede provocar frecuentemente problemas venosos en verano.

Un exceso de temperatura dilata los vasos sanguíneos, con lo que puede empeorar la situación de varices previas, lo que a su vez afecta a la velocidad de la circulación.

Las venas son las encargadas de la circulación de retorno. Tenemos venas profundas y venas superficiales.

En ocasiones simplemente notamos una dilatación en los capilares superficiales observándose lo que se llaman comunmente arañas vasculares.

Estos capilares son el final de los vasos sanguíneos, son muy finitos y a través de ellos se realiza el intercambio celular.

Esta situación nos provoca cierto malestar expresado como cansancio en miembros inferiores, picor de piernas, hinchazón de tobillos y pies, dolor, etc.

Algunos recomendaciones para aliviar estas condiciones son las duchas con agua fría en sentido de la circulación de retorno, evitar la exposición prolongada al sol, realizar ejercicio que favorezca la circulación, por ejemplo, andar, nadar, utilizar ropa cómoda que no presione y calzado cómodo, elevar las piernas varias veces al día para favorecer la circulación y evitar la hinchazón, así como controlar el peso ya que el sobrepeso afecta negativamente al sistema circulatorio.

Una planta específica para tratar la circulación es el Castaño de Indias o Aesculus hippocastanum.

Esta planta se utiliza con grandes resultados en caso de insuficiencia venosa donde las válvulas de las venas no funcionan correctamente y el drenaje venoso está alterado. La sangre se estanca haciendo que las venas y capilares se distiendan y sobresalgan por lo que se observan en la superficie de la piel.

El principio básico de la semilla del castaño de indias es la aescina con propiedades anti edema y anti inflamatorias, disminuyendo la permeabilidad capilar.

El mecanismo de acción parece ser la inhibición de las enzimas involucradas en el desdoble de las estructuras de soporte de la vena y favorece la concentración de las fibra componentes de la pared venosa. Actúa como tónico venoso reduciendo la liberación de mediadores de inflamación en la estructura venosa.

Al margen de las molestias que se sienten en las piernas durante las elevadas temperaturas del verano, no podemos olvidar que existe otro punto de atención de carácter estético, tanto en hombres como en mujeres.

En verano, aparece la preocupación por la estética de "la piel de naranja" tanto en hombres como en mujeres, aquí entra en juego el sistema linfático, formado por linfa, vasos y órganos linfoides. El tejido linfático se forma de tejido conjuntivo reticular. 

El sistema linfático se situa en paralelo al sistema venoso, ambos forman el esquema de retorno. El linfático drena el líquido sobrante del espacio intesticial, zona de intercambio de nutrientes y de desechos.

La linfa recoge líquido sobrante rico en agua, sales minerales, grasa y proteinas, además drena células muertas y otras toxinas.

En la llamada piel de naranja existe una distensión en los vasos linfáticos y una congestión del líquido linfático que repercute externamente.

La celulitis más frecuente en mujeres que en hombres debido a su esquema hormonal y a la distribución grasa en el organismo.

Podemos contar en estos casos con la ayuda de los masajes, muy adecuados para favorecer el circuito linfático y venoso. La planta específica en este caso es Gotu Kola o Centella Asiática.

Sus principios activos destacables son triterpenos como ácido asiático, asiatósidos, ácido medecásico y medecasósidos. Estos principios activos tienen actividad cicatrizante y regeneradora de la piel.

Ayudan en la producción de colágeno tipo I y III, elementales en la curación de heridas. Estos principios fortalecen la estructura del tejido conjuntivo beneficiando la integridad de la dermis. Esta función se asocia principalmente a su contenido en glicosaminoglicanos.

La Centella Asiática mejora las alteraciones de la pared de los vasos venosos y la microcirculación, reduciendo la permeabilidad capilar y aumentando la resistencia vascular: Mejora la nutrición, aspecto y consistencia de la piel.

El gotu kola o centella asiática mejora la circulación tanto sanguínea como linfática por lo que es apta para cuidar la piel y su aspecto externo además de contribuir a la disminución de venas varicosas y reducir las molestias de hormigueo y picor de las piernas.

Otros nutrientes de la naturaleza que contribuyen al mantenimiento de una salud vascular apropiada son las proantocianidinas, los flavonides, semilla de uva, vitamina C, etc.

Visitas: 485

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio