Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

Nutrientes para Abordar La Menopausia y la Premenopausia con Salud

El periodo llamado climaterio que puede abarcar hasta 10 años ocurre entre los 40 o 45 años hasta los 50 o 52 años dependiendo de cada genética, en esta época los ovarios son menos sensibles a la estimulación de las hormonas adenohipofisarias.

Poco a poco la producción de progesterona y estrógenos desciende, algunas mujeres sufren sofocos, sudoración excesiva, cefaleas, dolores musculares, sequedad vaginal, insomnio, depresión, cambios en el estado de ánimo, ganan peso, etc....

Los cambios que se producen no son únicamente fisiológicos, los aspectos psicológicos y emocionales son muy importantes, ya que producen fatiga, irritabilidad, nerviosismo, a parte de un grado de estrés relacionado con el proceso de envejecimiento y la percepción personal del cambio de rol social que pueda tener cada mujer, dependiendo de su educación, la sociedad en la que viva, etc.

Desde el punto de vista fisiológico el ovario deja de producir estradiol y prgesterona, formando testosterona y androstendiona. El nivel de estrógenos no disminuye totalmente, se forman estrógenosen la grasa formados a partir de la andostendiona y la testosterona ovárica y de los andrógenos adrenales.

De esta manera durante la menopausia se afecta todo el organismo: cardiovascular, sistema nervioso central, sistema muscular y esquelético, la piel, el aparato genito-urinario......

Alguno de los nutrientes que pueden paliar y ayudar al confort son del tipo fitoestrogénico.

Los fitoestrógenos con una afinidad predominante sobre los receptores beta, las neuronas, los vasos sanguíneos, huesos, etc, proporcionan una actividad similar a la estrogénica reduciendo el impacto de la disminución de las hormonas ováricas.

No olvidar que la alimentación, el ejercicio moderado, el equilibrio emocional y el estilo de vida son los cimientos de un equilibrio hormonal en cualquier etapa de la vida.

¿Por qué son necesarios los Fitoestrógenos?

Por el choque que supone la reducción del estrógeno

El estrógeno tiene un impacto sobre el sistema cardiovascular, mejora el patrón de las grasas, el descenso del colesterol total, disminuye el LDL y aumenta el HDL, actúa sobre la musculatura cardíaca reduciendo la agregación plaquetaria, entre otras actividades relevantes.

El estrógeno afecta al sistema nervioso central, éste tienen receptores  de estrógeno y estos ejercen una acción como estimulantes, mejorando la percepción sensorial y la memoria. Su acción es reguladora de la respuesta  de los neurotransmisores, aumentando los niveles de serotonina, mejorando así el ánimo.

El estrógeno es necesario en el funcionamiento de la microcirculación en la piel, grosor de la epidermis y de la dermis, así como de la síntesis del colágeno.

La disminución de estrógenos tiene un impacto en el metabolismo óseo. La falta de estrógeno eleva la paratohormona y desciende la calcitonina, facilitándose la movilización de calcio y la disminución de masa ósea.

Estos son simplemente algunos de los cambios relevantes que aparecen con el cambio hormonal durante el climaterio y la menopausia.

Por esto se piensa que el aporte de fitoestrógenos con actividad similar a la del estrógeno femenino puede reducir el impacto agresivo de la disminución estrogénica, haciéndose más suaves los cambios.

Remedios Naturales para Abordar la Menopausia y la Premenopausia con Salud

Kudzu

Es conocida popularmente el Kudzu Tailandés o Pueraria Mirifica, la planta en concreto se llama Pueraria candollei variedad mirifica, note que existen en la naturaleza más de 100 especies diferentes de Pueraria, pero es ésta variedad la que contiene un porcentaje más elevado de fitoestrógeno, el miroestrol y deoximiroestrol.

Los principios activos de la Pueraria Mirifica tienen una estructura similar al estradiol y la estrona. Además de estos fitoestrógenos particulares de esta variedad, también hay presencia de daidzina, daidzeina, genisteina, genistina, puerarina, cumestrol y mirificumestano en sinergia.

Por lo tanto su riqueza natural en fitoestrógenos ofrece un apoyo en el control del malestar propio de este periodo.

La Isoflavona de Soja

La isoflavona de soja es un nutriente que apoyará a la mujer en este periodo. Su contenido principal fitoestrogénico es de daidzeina, genisteina y gliciteína.

Las isoflavonas de la soja han sido utilizadas para reducir los sofocos durante la menopausia.

Los sofocos ocasionados por crisis vasomotoras con el resultado de sudoración son muy frecuentes en las mujeres, estando relacionado el sofoco con una liberación de hormona luteinizante.

Si las isoflavonas de soja provienen del hipocotilo o gérmen de haba de soja el beneficio es superior, el resto del contenido del hipocotilo de la soja proporciona una ayuda principalmente cardiovascular paliando uno de los efectos de la disminución de estrógeno. 

Así el resto de componentes d ela soja mejoran el perfil lipídico (graso) y conribuyen al mantenimiento de niveles adecuados de colesterol y triglicéridos, ofrecen una actividad antioxidante del colesterol, reducen la presión arterial, el gérmen del haba de soja  contiene también oligosacáridos con efecto prebiótico mejorando de forma global la absorción y el metabolismo por la presencia de fibra que se une a los ácidos biliares intestinales ayudando a su excreción por las heces.

La Vitamina B

Es imprescindible en el mantenimiento de la salud cardiovascular afectada por la disminución estrogénica. 

La biotina es esencial para la síntesis de ácidos grasos y de colesterol. La vitamina B6 y B12 que colabora con la reducción de riesgo cardiovascular, la vitamina B12 es necesaria en la síntesis de una enzima dependiente que interviene en la conversión de homocisteina a metionina.

Las vitaminas del grupo B son necesarias para el mantenimiento del sistema nervioso por lo tanto perfectas para el estrés interno propio del climaterio.

Proteína

La proteína de soja rica en isoflavonas, es un aporte adecuado y completo en esta etapa de la mujer, de esta manera se con este aporte suplementario se contribuye al pico de masa ósea. La porporción proteica de una gramo por kilo de peso al día favorece el facotor de anabolismo óseo con estimulación del osteoblasto y aumento de la hidroxilación de vitamina D.

El Calcio, Magnesio y Fósforo

Un mineral que se almacena en un 99% en el hueso y que junto al Magnesio y el Fósforo forman la base de la estructura del hueso.

El Zinc 

Contribuye a la correcta formación de hueso y favorece a la densidad mineral, además el zinc incide positivamente sobre el sistema inmune.

Ácidos Grasos Esenciales

Además debido a que la disminución de estrógeno provoca una disminución del grosor de la piel volviéndose más fina y seca podemos nutrirla con ácidos grasos omega 3, 6 y 9; vitamina E.

Vitamina K

La vitamina K es necesaria en la calcificación afectando a la densidad mineral ósea y excreción del calcio.

Cobre

Es necesario ya que un nivel inapropiado aumenta la reabsorción ósea, induciendo a densidad mineral ósea disminuida, puede decirse que el cobre junto al manganeso contribuye a evitar la destrucción ósea.

Vitamina D

Es necesaria para la absorción del calcio y del fósforo. Un nivel inadecuado puede interferir con la utilización adecuada del calcio por el hueso.

Rodiola

Durante los años de cambio las mujeres necesitan acomodarse tanto a los cambios físicos como psíquicos, algunas plantas como la Rodiola pueden actuar como adaptógenos frente a los cambios.

La Rodiola ayudará a la producción y secreción de hormonas adrenales o andrógenos para convertir en estrógenos, con actividad tónica sobre el sistema nervioso central.

Artículos Relacionados

¿Qué es el Sistema Hormonal y Qué Son las Hormonas?

Visitas: 677

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2020   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio