Club Salud Natural

Comparte,Publica,Socializa,Comenta,Disfruta

La miel se ha utilizado como elixir curativo desde la antigüedad por sus apreciadas propiedades cicatrizantes, traspasando la categoría de aliento natural.

La miel es un alimento que producen las abejas gracias a su transformación por libación y combinando con sustancias propias a partir del néctar de las flores, aporta vitaminas del grupo B, tiamina, niacina, riboflavina, ácido pantoténico, piridoxina y biotina, vitamina C como ácido ascórbico, sin perder estas sustancias beneficiosas durante su recolección, transporte o almacenamiento a no ser que se caliente o exponga a altas temperaturas.

La miel sin procesar contiene pequeñas cantidades de polen, pura proteína de alta calidad, además de un 70% de azúcares simples asimilables por el organismo que son fructosa, glucosa y sacarosa, de ahí su alto valor energizante.

Las altas cantidades de azúcares en sinergia con peróxido de hidrógeno y propóleo, extraen la humedad de las heridas e impide la proliferación de bacterias en las heridas.

Según Iván Lavandera Rodriguez, especialista de II grado en cirugía general de La Habana, varias investigaciones reconocen las ventajas de la miel sobre fármacos de origen químico. En las conclusiones de estudios publicados en la Revista Cubana de Cirugía 2011;50(2): 187-186 se afirma que la miel se puede utilizar para cualquier herida séptica, independientemente de su localización. Tiene fuertes propiedades desodorizantes de limpieza y favorece la cicatrización de las heridas. En su estudio no se recogió ninguna complicación con su uso.

El profesor Descottes de la Universidad de Limoges junto con el profesor Desmoulière experto en reconstrución del tejido, han experimentado durante 25 años con apósitos de miel sobre las heridas de sus pacientes probando su eficacia.

Para que la miel contenga los nutrientes necesarios para efectuar su acción regeneradora sobre la piel y aporte luminosidad es imprescindible atender a su pureza, ésta la aportan la calidad del ecosistema  tanto por su biodiversidad como por la pureza del entorno y la genética de las abejas.

Una miel rica en aminoácidos, oligoelementos, altas concentraciones de fructosa y jalea real tienen propiedades nutritivas que ayudan a la piel a luchar contra la pérdida de luminosidad, la producción excesiva de metaloproteasas, protegiéndola del estrés, los rayos UV y reparando microfisuras.

En el antiguo Egipto se utilizaba la miel como ungüento sobre llagas y heridas por su alta capacidad de cicatrización, hoy sabemos que es su actividad antimicrobiana y regeneradora la que facilita el proceso de regeneración. 

También sabemos que los Egipcios utilizaban miel para la conservación de cadáveres, habían observado empíricamente su alto poder antiséptico.

¿Sabía que los médicos antiguamente llevaban pequeños frascos de miel en sus botiquines?

Entonces ¿Por qué se le ha dado la espalda y han vanalizado sus propiedades cicatrizantes durante décadas?

Artículos Relacionados:

Miel Manuka

Leuconiquia manchas blancas en las uñas ¿Qué es?

Vahos de belleza para cutis mixto, graso y sensible

Cuidado de la piel y fototipos

Nutricosméticos para cuidar de tu belleza naturalmente

Visitas: 1014

Comentarios

¡Necesitas ser un miembro de Club Salud Natural para añadir comentarios!

Participar en Club Salud Natural

Publicidad

twitter

Facebook

© 2019   Creado por DieteticaExpress.   Tecnología de

Contactar  |  Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio